Vencer el cáncer

Acaban de comunicarme que mi relato ha sido seleccionado. Aquí os lo dejo.
LA VISITA
Acababa de llegar. No le tenía miedo a pesar de que había causado estragos en su familia y en algunos amigos. A unos los pilló desprevenidos, y a otros después de una larga persecución. Tenia mala fama. Casi todos se asustaban y terminaban rindiéndose; ella no lo haría.
La vida no se lo había puesto fácil, y aunque había perdido muchas batallas , estaba completamente segura de que terminaría ganando la guerra. Cada dificultad, grande o pequeña, le había dejado más sabiduría, más fuerza. Había aprendido que la lucha más difícil es la que se mantiene con uno mismo. Tenía experiencia navegando con tormentas. En esas ocasiones, recogía vela y sujetaba el timón con firmeza para evitar chocar o escorarse. No se permitía la auto compasión, las preguntas del tipo ¿ por qué todo me pasa a mí?, ni las quejas. Se concentraba en utilizar su energía de manera positiva.
Esta indeseable visita no era más que un nuevo bache, una curva en el camino con la que debía negociar para poder continuar.
Sabía cómo hacerlo, era cuestión de agarrar al toro por los cuernos; con valor, sin titubeos. Y así lo hizo, y el cáncer se fue por donde había venido.

 

 


Dejar una respuesta

Tu dirección de correo no aparecerá publicado.

Tu puedes utilizar HTML en etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*