La sombra del recuerdo de tu cuerpo

La sombra de tu recuerdo

Viene cuando quiere
se apodera de mi mente,
también de mi cuerpo;
me abduce, me seduce,
ocupa mi pensamiento.

Ya no me resisto,
me dejo,
permito que me viole
la sombra de tu recuerdo.

Cada vez que me toma
hace de mí
toda una orgía de plumas
al vuelo.

Se desnuda,
se introduce sin recato,
bajo las sábanas de mi lecho.
Me toca, me abraza,
me araña, me muerde;
deja en mí,
marcas de silencio.

Es juguetona y caprichosa,
aparece cuando no lo espero;
sabe como hacerlo
porque cuando creo
haberlo olvidado,
se pega aún más
a mi cuerpo.

Hace de algunas noches eróticas,
todo un infierno,
o tal vez,
un paraíso de Apolos
que corren desnudos
buscando enardecer
mi deseo…

Solo tu sombra
es la que me embarga,
la que me embiste
y se funde dentro,
para saciar sus ansias,
para llevarse mis jadeos,
para no respetar nada,
ni mi compañía,
ni mi vigilia,
ni mi sueño.

Julia Cortés Palma


Dejar una respuesta

Tu dirección de correo no aparecerá publicado.

Tu puedes utilizar HTML en etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*