Category Archives: Narrativa


GRADUADA EN AMOR

Dando las gracias a Luis Labajos, a Ángel Luis Rodriguez y a todos los responsables de la UEX en el evento de ayer por permitirme salir al escenario y abrir mi corazón de par en par.

GRADUADA EN AMOR

Cada vez que un nuevo caso de violencia de género sacude los medios, salta mi corazón y mi cabeza dice: esa pude ser yo.
Cómo puede alguien pasar de quererte a anularte, para más tarde destruirte, aunque para ello tenga que romper familias. El fin, para los vampiros emocionales, justifica los medios.
Aún te recuerdo en la sala del juzgado, cuando puse fin a la pesadilla.

– Tu sola no vas a poder con todo esto. Dentro de un par de semanas me llamarás llorando para que vuelva.

Te miré, creo que sonriendo, convencida de que poco a poco acabaría pudiendo.
Tus últimas palabras fueron:

– Ahora ya puedes ponerte gorda y fea.

Eso me sacudió por dentro, me di cuenta de que para ti era mujer florero, que no me quisiste, solo fui tu deseo.
Y no te hice caso, puede que haya ganado algo de peso, pero sin ti cada día me veo más guapa.
Conseguí pegar los trozos que rompiste, de tu familia y de la mía, los ensamblé y ahora somos una piña.
Ayer, nuestro hijo se graduó en ingenieria química, y yo, superando mi antigua inseguridad, y gracias a la sensibilidad de los responsables del evento, declamé mi poema con el auditorio del Palacio de Congresos al completo.
Y aunque no me impusieron banda, me gradué en amor, la mejor carrera.

Compro tiempo

Compro tiempo

Esta mañana, en el instituto, comenta en alto un alumno:
– Me aburro.
Le miré, me acerqué a su pupitre y hablándole muy bajito le dije:
-¿A cómo me dejas la hora? Estoy mal de ambas cosas, tiempo y dinero.
El chaval me miró sin entender nada. -¿Qué? ¿Cómo dice?
-Verás, le contesté, a mí me hace falta el tiempo que a ti te sobra. Con ese tiempo yo haría maravillas. Saldría a dar un paseo, visitaría a alguna amiga, podría dedicarlo a mi casa, que le hace falta; a mis hijos, a mi familia; a leer, a ver alguna película…
Y sobre todo, podría dedicarlo a lo que más me gusta, a escribir, a vaciar mi alma en el correr de la tinta, a expresar lo que siento, lo que me disgusta.
Me hago mayor, el espejo me insulta. Yo sigo viendo en él, la que soy, una niña, pero el rencoroso se empeña en no olvidar, en marcar mi piel, en no dejarme tranquila…
Intento convencerle de que me olvide, que pase de mí, que me dé más, que no tengo bastante; que no me avisó que pasaba fulminante.
Soy como el conejo de Alicia.- Llego tarde, llego tarde. Reloj y prisa, siempre prisa.
Quiero engañarle, con potingues, con disciplina física. Le he declarado la guerra a las arrugas, las quiero tener a raya, que no se pase ni una; que no saben con quien dan, que aquí estoy rebosante de de energía. Que mi mente vuela como la de un adolescente, que mi corazón siente más cada día; que quiero hacer locuras, las que antes no hacía; que no quiero que me pillen los años, que me cojan desprevenida.
Así que te aviso, el tiempo que se va, no vuelve.